Entonces vimos a José Madero sonreir, no supimos que hacer y explotamos.